“Mi hogar es mi escuela” Capitulo 9 Lectura de cuentos y manejo de emociones.

0
221
"Mi hogar es mi escuela" Capitulo 9 Lectura de cuentos y manejo de emociones

 

“Mi hogar es mi escuela” Capitulo 9 Lectura de cuentos y manejo de emociones

 

 

 

 
 
JUAN DAVID: Hola Cris, ¿viste el mensaje que dejó ABRAHAM?
CRISTAL: Que andaba afiebrado y aburrido y no…
JUAN DAVID / CRISTAL (al tiempo)  se sentía animado para  hacer el programa.
JUAN DAVID: Tengo una idea
CRISTAL: Cuenta
JUAN DAVID: Voy a pedirle que entre al chat.
CRISTAL: Ajá
JUAN DAVID: Busca la intro de los cuentos de los hermanos Grimm y la pones cuando entre ABRAHAM. Te dejo instrucciones en el chat.
CRISTAL Va.
CONTROL: (se escucha lejos) Celular sonando.
ABRAHAM: (Voz telefono) Hola.
JUAN DAVID: Hola Abraham, yo sé que andas enfermo y triste, te llamo para que entres al program (interrumpen)
ABRAHAM: (Voz teléfono) Chamo de verdad no tengo ganas de (interrumpen)
JUAN DAVID: Sí, solo entra no tienes que participar ni hablar, solo entra.
ABRAHAM: (Voz teléfono) taaaa bien, pues!!!
JUAN DAVID: Un, dos, tres grabando!
JUAN DAVID: (Con voz de narrador) Érase una vez, en 1974 un niño de nueve años que debía ser operado de un tumor en un tiempo donde no existían ni los antibióticos ni las anestesias. 
JUAN DAVID: (Con voz de narrador) Lo único que podían hacer, era contarle un cuento para que se distrajera. 

  • (imita voz de hombre adulto) Lo único que podemos ofrecerte es un cuento – dijo el médico

(Con voz de narrador) Resultó que el cuento que le narraron fue tan fascinante que cuando acabó la operación juró no haber sentido dolor alguno.

  • (imita voz de niño pequeño) ¿Ya acabó la operación?
  • (Imita voz de hombre adulto) Hace rato pequeño- dijo el médico

Ese niño se llamaba Jacob Grimm y años más tarde se convirtió en el escritor más famoso de cuentos de hadas. El primer cuento que escribió fue: Blancanieves.

ABRAHAM: ¡Bravísimo! ¡Qué buena historia y qué buen narrador!
JUAN DAVID: Me alegra que te haya subido el ánimo. Está dedicado a ti y a los chamo-parcero-escuchas que hayan amanecido bajos de nota hoy jejeje…
CRISTAL: Así es!! Arrancamos con esta maravillosa historia, porque más que hablar del poder de la lectura, queríamos animarte.
ABRAHAM: Y ¡lo lograron! Porque al sentir esas mágicas palabras “érase una vez” mi cuerpo se relajó y el corazón se me puso contento.

Gracias, los quiero mucho.

JUAN DAVID: De nada amigo.
CRISTAL Y para seguir en el fantástico mundo de los cuentos, vamos de una a la jungla donde a esta hora Aluna está compartiendo sus saberes en Los Secretos de la Mochila.
CONTROL: NARRADORA: Hoy presentamos “Aluna, cuentame un cuento” 

NARRADORA: Hoy la Jungla de Aluna está algo silenciosa, solo se escuchan algunos movimientos entre la guaridas, las madrigueras y nidos. Y esto a nuestra querida Aluna le ha generado algo de curiosidad. 

ALUNA:  (Pensativa)   ummm voy a darme una vuelta para ver como amanecieron hoy mis amigos, hasta ahora ni siquiera el Sami ha llegado. (llamando) ¿Sami?. Sami. Hola.

SAMI: ( Cómo desganado) Mmmm Aquiiii eeeeestooyyy Aluuunaaaaa.

ALUNA: Primero se saluda Sami.

SAMI: Mmmmm siiii yo lo sé Aluna pero es que hoy amanecí como algo aburrido y ni sé porqué.

ALUNA: Mmmm y eso? Pocas veces te veo así, mejor vamos a buscar al Mono Titi que ese si te levanta el ánimo con sus travesuras. Súbete en mi hombro y vamos.  

SAMI: Titi, titi, dónde estás? Que raro Aluna, a esta hora Titi ya estaría saltando de rama en rama. 

ALUNA: Míralo allá, está como medio dormido. Titi baja de allá. 

TITÍ: Ya voy, ya voy.

ALUNA: Y eso Titi que te pasa, tienes los ojos irritados como si hubieras estado llorando. 

SAMI: No lo puedo creer ahora somos dos tristongos…por qué estás así? 

Tití: ( muy triste, como en medio de llanto) Es que ayer se fue mi hermana mayor la Mona Ramona, para hacer vida en otra jungla y yo no puedo vivir sin su compañía. 

ALUNA: Titi, tranquilo, ya lo hemos hablado en la jungla, que a cada uno le llega el momento de enfrentar sus propios planes de vida, antes alégrate porque ella está cumpliendo sus sueños. Además, vas a tener más familia, ¿no?

SAMI: Así es, vas a tener un poco de Sobrinitos Tittís por ahí saltando. 

NARRADORA: Aluna continuó recorriendo la selva en compañía de Sami y Titi, pero a su paso encontró a Las Hormigas Santas muy inquietas porque no sabían dónde construir el nuevo hormiguero. Por su parte, Ana la Iguana, sentía temor de enseñarle a sus iguanitas a trepar rápidamente los árboles, no quería que les pasara nada…

Aluna los reunió a todos y buscó en su Mochila Secreta algo que ayudará a mejorar el estado de ánimo de sus amigos y amigas.  

ALUNA: A ver, A ver, ¿Qué es? Un manuscrito, ahhh, es un cuento, mira y tiene colores, vamos a leerlo.  

Tití: (sarcástico) Ayy si, con lo que me gustan tantos los cuentos, seguro me quitará esta tristeza que tengo…

ALUNA:  Había una vez un monstruo muy especial ¿Quieren saber qué le sucede a este monstruo carismático? 

Sami: SIIII, Dale Aluna. ¡Me encantan las historias! 

ALUNA: Bueno, el monstruo amaneció algo extraño, confundido, abrumado… no sabía qué le pasaba. 

SAMI: Como yo amanecí hoy.

ALUNA: Afortunadamente lo acompañaba una niña que quiso ayudarle y le comentó: mi querido monstruo “Tienes un desorden de emociones y todo mezclado no funciona bien”… “Si quieres, te ayudo a poner tus sentimientos en orden; el monstruo aceptó y fue entonces cuando sus emociones, poco a poco…

SAMI: (interrumpe) Guaoo mira, eso está muy interesante….

Tití: ( Habla duro y golpeado) Ya, ya, querido pajarraco, déjame seguir escuchando y no interrumpas. 

SAMI:  Uuuhhhhhmmmm  amigo Titi, no que no querías cuentos? … ommmmmm maneja tus emociones. 

ALUNA: Entonces identificaron cada emoción con un color, de amarrillo pintaron a la alegría. Es contagiosa, te hace reír, saltar, bailar, jugar… cuando estás feliz, quieres compartir este sentimiento con los demás. 

De azul, pintaron a la tristeza “como la laguna en el anochecer”. Te hace acurrucarte, quieres estar solo, sin querer hacer nada…

Luego vino el turno de la ira, de rojo la pintaron. Cuando estás enojado quieres descargar la rabia en los demás, dices cosas que no quieres cuando estás enojado, se te acelera el corazón, respiras rápido…

TITÍ: Uy ya sé a quién voy pintar de ro-jo…

ALUNA: NO Titi, no hagas eso. Todas y todos tenemos sentimientos y en algún momento estas emociones se nos aparecen. Es normal. Mejor SIGAMOS

Al miedo lo pintaron de color gris. “Cuando tienes miedo, te sientes pequeño, como invisible.. y crees que no puedes hacer lo que se te pide, imaginas cosas que te dan mu-ch-oooo mi-eee-dooo”. 

Al final encontraron La calma, de verde la pintaron, “como los árboles”. “Cuando estás tranquilo, respiras lenta y profundamente y te sientes en paz”.

SAMI: Bueno y ahora qué?

ALUNA: Pues ahora cada uno de nosotros va a identificar de qué color se encuentra. Nos vamos a dibujar y a pintar. Así reconocer el sentimiento que se nos manifiesta en este momento. 

Recuerden no señalarnos, la idea es manejar nuestras emociones, con mucha comprensión y respeto, entre nosotros. 

SAMI: Pues realmente yo amanecí como entre azul y verdoso, medio triste y tranquilo, pero ahora estoy amarillo, radiante y alegre como el sol. 

TiTi: Pues yo amanecí muy azul, triste por la partida de mi hermana Ramona, pero al compartir con uds estoy más tranquilo, creo que me puse verde. 

ALUNA: Me alegra mucho saberlo y conocerlos más, así que vamos reconociendo nuestras emociones y las de nuestros compañeros, para que entre todas y todos nos ayudemos. Ahhh y miren allá al fondo de la montaña, se está formando un arco iris. 

Canto:

Todos: En la jungla hay un mar de emociones

Y un arco iris de sensaciones

Tití: Cuando me vean pintado de gris

Me acompañan para no tener miedo 

SAMI: Y cuando de azul esté por ahí

Me traen a Titi para hacerme reir

Todos: 

Y esta es la Jungla de Aluna 

siempre sale el sol y la Luna

Manejamos nuestras emociones 

Y entre todos cantamos canciones. 

Aluna: Yo Feliz como la lombriz 

Tití: yo Alegre como la liebre

Samy: y yo Tranquilo como el chigüiro 

ALUNA y TitÍ: Ja ja ja ja No te salio lero lero, lero lero. 

CRISTAL: Como ya habrán notado, en nuestro programa de hoy, estamos aprendiendo juntos el manejo de nuestras emociones y el autocontrol a través de la lectura de los cuentos. 
ABRAHAM La lectura de cuentos: ni más ni menos, un gran aliado para calmar y animar nuestro espíritu.
JUAN DAVID: Ya escuchamos el testimonio del chamo y ahora queremos escucharlos a ustedes
ABRAHAM Y ya lo saben: los cuentos abren nuestra imaginación. 
CRISTAL Como una gran ventana para que con todo lo que nos pase, respiremos un poco…
JUAN DAVID Sigamos leyendo como un recurso de buena terapia, al alcance de nuestra manos. Gracias por su escucha. Hasta pronto

 

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.