“Mi hogar es mi escuela” Capitulo 11 La hora del cuenta cuentos

0
180
"Mi hogar es mi escuela" Capitulo 11 La hora del cuenta cuentos

 

“Mi hogar es mi escuela” Capitulo 11 La hora de la cuenta cuentos

 

 
 
ABRAHAM: (tararea nostálgico): Tun turururu ru run // Tun turururu ru run
CRISTAL: Y eso ABRAHAM?
ABRAHAM: Es que acabé de escuchar un audiocuento muy lindo que compartió nuestro amigo Samu en su Face.

Tun turururu ru run y se me quedó pegada la musiquita jajaja

JUAN DAVID: Y qué era lo lindo del cuento?
ABRAHAM: ¡La historia! Juan David, simplemente la historia.
CRISTAL: Y ¿de qué se trata?
ABRAHAM: Es sobre la compasión…sobre una nona … Sí de eso.
CRISTAL/ JUANDAVID (sarcásticos) Ahhh ya… sobre una abuela. Entendemos.
CRISTAL (sarcástica) Clarísimo, nos quedó muy clara de qué va la historia del audiocuento.
ABRAHAM: Ayyyyy amigos, es mejor que lo escuchen ustedes mismos 

¿Qué tal si los etiqueto en la publicación de Samuel?

CRISTAL: De una, vamos a escuchar el audio cuento, pero sería muy chévere si tú mismo nos lo contaras.
JUAN DAVID: Claro porque cada persona cuando lee y luego lo narra, puede añadirle (exagera un poco) el dra-ma, los momentos de suspenso, la comedia y además los nuevos sonidos, los tonos, los diálogos.
ABRAHAM: Aishhh ¡Es que no soy un buen narrador!
CRISTAL: Qué tal si aprovechamos que hoy en nuestro programa hablaremos sobre la importancia de los cuentos y lo intentas. 
JUAN DAVID Como muchas cosas en la vida, a veces creemos que no tenemos una habilidad, pero es la práctica y la repetición la que nos ayuda a lograrlo. 
ABRAHAM: Está bien, hagámoslo pero con un trato: ustedes me ayudan con los efectos especiales.
JUAN DAVID: De una, jajaja. No se diga más: ¡un, dos, tres, acción!
CRISTAL: Parcero-chamo-escuchas un gran saludo. 

¿Qué día tan hermoso verdad, Juan Da?

JUAN DAVID: Sí Cristal y además es un día excelente para estrenar nueeestra
CRISYAL/ JUAN DAVID/ ABRAHAM ¡Hooora del cueeento!
ABRAHAM: (voz de narrador) Había una vez una abuela que vivía en un edificio muuy viejo. Sus vecinos pasaban horas intentando arreglar la calefacción descompuesta para protegerse del fuerte frío mientras el viento resoplaba “fuuuuggh fuuuggh”
ABRAHAM: (voz de narrador) Un día cansada de ver a niños, mujeres, señores, jóvenes, temblar del de frío (titti: sonido del golpe de dientes) o resfriados (achís) subió a su apartamento y empezó a coser. 
CONTROL: Sonido de máquina de coser resoplando (Cristal y Juan David imitan el efecto)
ABRAHAM: (voz de narrador) Poco a poco fueron desapareciendo de su armario: sus vestidos, buzos, faldas, sábanas, manteles y bufandas que acabaron formando una gran manta. 

La mujer empezó a subir hacia la terraza con la manta a cuestas que arrastraba por las gradas.

ABRAHAM: Estando arriba tiró la manta de tal forma que empezó a cubrir al viejo y gris edificio. 

Inmediatamente sus vecinos vieron caer a través de las ventanas la manta que iba llenando sus apartamentos de color y calor hasta llegar al suelo.

CONTROL: Sonido de pies bajando gradas resoplando (CRISTAL y JUAN DAVID imitan el efecto)
ABRAHAM: Cuando la abuela llegó a su apartamento estaban afuera sus vecinos aplaudiendole y un joven repartió unas tazas de té caliente que alzaron para brindar por la nona modista. 
CRISTAL: ¡Qué linda historia y qué buen narrador eres!
ABRAHAM: Gracias, gracias.
CRISTAL Protección, generosidad, compasión, solidaridad, sabiduría. De todo hay en ese cuento. Me llegó hasta el alma. 

Me encanta aprender cómo hay valores y comportamientos positivos que toda persona, niña, niño y adolescente, debe poner en práctica. 

JUAN DAVID: CRISTAL es que los cuentos estimulan nuestra imaginación, nos ponen a soñar, nos vuelven creativos, nos conectan con nuestras emociones y sentimientos.
CRISTAL Y para ir directo al mundo de los cuentos, hoy escucharemos la historia de Luz y la Libélula, en la voz de Oskar Corredor. 
CRISTAL: Me encanta nuestro tema de hoy  ¡La Lectura de Cuentos!. Pero qué les parece si escuchamos a nuestros fans (Risas) ¿Cónchale?
ABRAHAM : ¡Cónchale parce! Escuchemos a nuestros padres, madres, niños, niñas y adolescentes, hasta nuestras docentes y cuidadores

¿Por qué crees que es  importante leer ?

JUAN DAVID Yo cuento, tú cuentas, ella y él cuentan, nosotros contamos. 

Y, la naturaleza también cuenta. Por eso ahora vamos a escuchar lo que cuentan nuestras amigas y amigos de Los Secretos de la Mochila.

   

NARRADORA: Hoy presentamos: Me encantan los cuentos

 

Narradora: Hoy la jungla de Aluna está muy iluminada, a la orilla del río y debajo de los árboles, los destellos del sol entran para iluminar el aula de clase de Aluna, al aire libre, donde los pupitres son piedras y troncos, y los cuadernos de notas son hojas inmensas que Aluna organizó cuidadosamente. 

 

ALUNA: Adelante mis amigas y amigos chigüiros, pueden ubicarse en la piedra de allá conservando la distancia.

TITÍ: (Saltando) Hola hola, llegó la alegría, ja ja ja el sabor de esta Jungla. 

ALUNA: Hola Tití, que bien que has llegado y con el tapa hocico bien puesto; pero se te olvidó lavarte con el jabón de sábila, mira que los camaritas chigüiros fueron los primeros en hacerlo.

TitÍ: Está bien, siempre se me olvida algo, pero prometo que nunca más lo voy a olvidar.  

ALUNA: Eso está muy bien y sino nosotros te lo recordamos, para eso están los amigos; a propósito ¿vieron a Uga la tortuga?

Tití: Ja ja ja Uga  venía con sus uguitas bebés en la quebrada el chubasco. Dijo que venía corriendo, pero no me pareció.

ALUNA: ah pero mira llegan las Santas con tapa hocicos nuevos. 

SANTA: Claro Aluna, tejimos más con mis hermanas, para que no se nos olvide usarlos; ahh además estos se pueden lavar y volver a utilizar, varias veces…

TITÍ: Dame por favor ese tapahociquito chiquitico, es para mi hermanito menor. 

SANTA: Por supuesto TITÍ, toma este para el Titicito zumbambico. 

TITÍ: Gracias Santa. Eres muy amable. 

ALUNA: Bueno vamos a iniciar la clase. 

SANTA: Ay,  ALUNA, la vez pasada mis hermanas las hormigas y yo no pudimos acompañarte en el cuento y nos quedamos con las ganas, cuándo vuelves a leernos?

ALUNA: Pues mis queridas amigas Santandereanas, uds se merecen que yo les lea un cuento, voy a buscar en mi Mochila uno. 

 

ALUNA: Mira no más me salió un cuento santandereano, te voy a dejar que lo leeas Santa. Te propongo que te subas a mi mi hombro, yo lo tengo desenrollado y así lo puedes leer fácilmente. 

 

SANTA: Listo Alunita.  A ver.. como es este cuento manitos..Dice Así!!

 

Esta historia pasó en el mundo de los humanos, allá en las ciudades les llegaron unos marcianos, de esos que viajan en platillos y nos les da miedillo; de pronto se escondieron en un parque de Ocaña y empezaron a poner cuidado con mucha maña. 

Marciano chiquito  estaba cansado y la Marciana asombrada, pues les empezó a dar miedo con una situación tan rara?. Estaba muy enojada.  Pues los humanos no eran como antes sino que andaban tapados, será que el oxígeno ya no les daba pa respirar? .

Hmmm  estaban debajo de la ceiba más grande, cuando de repente pasaba un carro con un parlante que tocaba una canción, parecía que explicaba lo que hasta ahora era inexplicable:

Estamos en cuarentena por un virus jijuepuerca que sacudió al mundo entero.

Así que no pase pena, ni sea usted persona terca, y póngase el tapabocas con amor y con esmero.

Y usted dirá que es mucha sal, pero con eso no basta, recuerde el distanciamiento, el distanciamiento social. 

Protéjase santandereano, protéjasen ocañeros, no sea que lo lleve a tuche la pelona primero. 

Si el coronavirus le da o tiene alguna sospecha

aíslese y llame ya para que le hagan la prueba

uno, nueve, dos marque desde un celular

01-8000-955-590 es la línea nacional 

Y acuérdese que no es un regaño 

si no que es que yo hablo así mano

Los Marcianos  estaban anotando la canción cuando tres pantallas se desplegaron en el aire de la nada, se trataba de otras tres parejas de marcianos que reportaban lo mismo desde Wuhan, Argentina, París y Barranquilla. 

SAMI: Pero eso no es un cuento, eso está pasando en la ciudad, yo les había dicho,  lo de los tapabocas que se ponen esos humanos.

ALUNA: Así es, ustedes saben que mi Mochila siempre nos deja una enseñanza, así que lo del tapa hocicos no es ninguna chanza. 

CORO:  Que bueno que estaba el cuento y es una realidad, 

 que se cuiden los humanos, en el campo y la ciudad.

              Mientras tanto en la Jungla  todos los seres vivientes

Usaremos tapa hocicos para ser sobrevivientes

Nos lavaremos las manos, picos, patas y hocicos

Usaremos agua,  jabón y  sábila y para entregarnos de a poquitos

Gracias a las arañas y a las santas ya tenemos tapa hocicos

Para respirar tranquilos y que no se nos pegue ni un bicho.

CRISTAL Los cuentos abren nuestra imaginación y nos generan mucha  emoción.
ABRAHAM Gracias por contarnos cuentos y por leerlos.
JUAN DAVID Nos despedimos con una canción para rendir homenaje a nuestras profesoras y profesores para animarles y agradecerles su labor en estos tiempos de educación en casa.
 

 

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.